23 ago. 2011

Debes saber que nuestras almas eran una, y nunca se separarán; tu cara encendida a la radiante luz del amanecer, te busco a ti y encuentro mi corazón