24 feb. 2012


Y este fue mi testamento de un amor que de contento no me dejo ni el sudor solo queda despedirme con voz ronca pero firme el mal trago ya paso.