17 mar. 2012




Porque puedes vendar los daños. Nunca puedes arreglar un corazón